El Fandi y Cayetano, a hombros en la apertura del Corpus

El Fandi y Cayetano, a hombros en Granada en la apertura del Corpus 

+ Enrique Ponce cortó una oreja pero debió también salir en hombros

FERIA DEL CORPUS DE GRANADA 2015. 1ª DE ABONO

JUEVES 4 DE JUNIO. Tres cuartos de entrada. Toros de Hermanos García Jiménez (1º, 2º, 3º y 6º ), Peña de Francia (4º) y Olga Jiménez (5º).

Enrique Ponce (grana y oro): gran ovación tras petición y orejas tras aviso y fuerte petición de la segunda.

El Fandi (grana y oro): oreja tras petición de la segunda y dos orejas.

Cayetano (blanco y plata): oreja y oreja.

Granada, 4/06/2015. La Feria del Corpus 2015 arrancó con buen ambiente, con una corrida de toros de los tres hierros de la Casa Matilla, de general buen juego, y con tres toreros que, además de encontrarse en gran momento, pusieron de su parte todo lo que cada cual tiene para dar una fenomenal tarde de toros.

Abrió plaza un toro de gran nobleza, un punto apagado en el remate de las embestidas pero que despertó cuando Enrique Ponce, muy firme, le atacó con decisión. Sobre todo con la mano derecha provocó Ponce para ligar con fibra en varias series de importante calado en el tendido. Un pinchazo hondo y un descabello dejaron en ovación una faena merecedora de mayor premio.

Con el cuarto, muy difícil, la faena fue más trabajosa y larga. Hubo, tras los primeros compases en redondo, una tanda de toreo cambiado como concebida para cerrar faena: cambios de mano y trincherillas de gran plasticidad. Y, justo después, una de derechazos de prodigiosa técnica y mucha fibra para levantar la faena y poner en valor su regreso a Granada. La estocada cayó perpendicular y Ponce tuvo que usar el descabello. Se pidió con fuerza la segunda oreja. Mucha. Tanta como se protestó al palco que no la concediera.

El Fandi le pegó de salida seis largas cambiadas de rodillas al segundo de la tarde, tres de ellas en los medios. Hizo un quite por lopecinas, cuajó un espectacular tercio de banderillas y, con el público volcado, cuajó una faena de toreo largo, templado, ligado y obligado por abajo por los dos pitones. El Fandi en su mejor versión. La faena era de dos, pero una estocada trasera y tendida hizo que la muerte del toro se dilatara. A pesar de pasear un solo trofeo, se pidieron los dos para David.

Sí iba a a pasear El Fandi las dos orejas del quinto por un trabajo muy distinto. En banderillas, de nuevo, fiesta, incluido el dos en uno: el violín ligado a un cuarteo. El Fandi arrancó la faena de muleta sentado en el estribo. Tras esa apertura, el toro embistió con tanto ímpetu que se rebrincó. Pero David le pudo en la primera tanda con la mano derecha, el toro perdió potencia y, aunque sin querer rendirse del todo, aceptó la avasalladora superioridad del torero granadino.

Cayetano se reencontró con la Plaza de Granada con un toreo por lances a pies juntos de empaque clásico. La apertura de faena de muleta, con cinco pases por alto sin rectificar y otros tres ganando terreno hacia fuera, por bajo, en el que destacó un gran cambio de manos, tuvieron eco en el tendido. El toro se quedó cortito por el lado derecho, Cayetano planteó el trasteo casi en su totalidad al natural y, por ese palo, cuajó dos tandas estupendas, de compás abierto y remate por debajo de la pala del pitón. Se jalearon mucho unas giraldillas en el tramo final de faena. Pinchazo, estocada y oreja.

Cayetano acompañó a David en la salida a hombros por la fenomenal estocada con la que rubricó el último acto. El toro duró muy poco, insistió Cayetano, pero sin posibilidades. Y, finalmente, llegó ese espadazo cobrado con fe para cerrar en triunfo la primera de abono de este Corpus 2015.

Fotos: JUAN ANTONIO CERVANTES

Deja tu comentario